Babalawos: 2017 será el año de la sumisión en Venezuela

Félix R. Gutiérrez Rodríguez / Foto: ecopolítica.com

 

“De libre a esclavo” es uno de los refranes del signo Irete Sukankola, “la letra del año” que determinará el destino de Venezuela en 2017. Sumisión, sufrimiento y letargo vivirán los venezolanos según las predicciones de los babalawos o sacerdotes de Ifá (culto a Orunmila, deidad de la sabiduría y la adivinación en la religión Yoruba).

“Si pasamos dificultades en 2016, este año será peor”, aseguró Awó Ogbefún, uno de los babalawos de mayor experiencia en la “familia religiosa” denominada Ilé Ifá Olá. Este grupo de feligreses radicado en Caracas consultó al cielo qué le deparará al país los próximos 365 días y el diagnóstico no se aleja mucho de lo vivido el año pasado.

“Esta es la continuación del signo de 2016: lágrimas, sufrimiento y dolor”, explica Ogbefún. Las predicciones de Irete Sukankola señalan ona burukú: una gran oscuridad, que no solo se traducirá en una mayor crisis eléctrica sino en el prolongación del sufrimiento nacional. “En este signo, el hombre maltrataba siempre a la mujer, la golpeaba y ella solo lloraba”. Esa mujer es Venezuela.

Esta oscuridad se sentirá en el comportamiento de los venezolanos, como advierte Awó Ogunda Meyi: “La gente va  a caminar como zombies, perdida, sin saber a dónde ir ni qué solución aplicar”. Para él, “sobrevivir es lo que vamos a hacer este año”. Aunque con este signo “se multiplicaron todas las posibilidades negativas para el país”, solo un “movimiento lógico” puede sacarlo de la crisis: “ponernos a trabajar y producir”.

Resumen de la letra del año de 2017 para Venezuela / Cortesía

Awo Ogbesá, el mayor de los babalawos de Ilé Ifá Olá, explicó que luego de la “paralización” que representaba el signo de 2016 (Iroso Toldá), Irete Sukankola dice que “las cosas van a caminar lentamente. Es decir: daremos pasos pero poco a poco”.

Pidió paciencia para superar los obstáculos porque Venezuela vive “un deterioro completo, que no se cura pero se va aliviando”, que es lento.

“El país está loco. La mayoría no sale del letargo. El mismo pueblo no despierta. Hay algo espiritualmente que no deja que la gente actúe”.

Explicó que este signo hace mención a que solo un gran palo puede hacer sonar una gran campana: “Aquí en Venezuela se necesita una sola voz, que se escuche por todo el país. Aquí todo el mundo quiere hablar y nadie es oído, tanto el gobierno como la oposición”.

Yemayá, diosa de los mares y madre del mundo / Referencial

Eleguá, dios de la suerte y dueño de todos los caminos / Referencial

Irete Sukankola marca el nacimiento del servicio y la inteligencia militar. El país estará sometido al poder de las Fuerzas Armadas y de un servicio de vigilancia, que, según Ogbefún, es de origen extranjero.

Para el sacerdote Awó Oyekún Batrupon“cualquier cosa que digamos puede ser malinterpretada y nos puede salir cárcel”. Aumentará la persecución política y la represión. Todo estas acciones demostrarán la irracionalidad del gobierno a la hora de proponer soluciones.

Ifá dice que la cabeza del rey tiene corona pero tiene cerebro de niño. Orunmila nos confirma que lo que pasa en el país es porque tenemos una dirigencia que no calza los quilates para sacarnos de esta crisis”,  sostiene.

Oyekún Batrupon explicó que los errores de la actual gestión se presentan porque “la persona que está gobernando llegó al poder impuesta, por herencia, y no por mérito propio. Por eso no tiene el conocimiento para gobernar”.

Sin embargo, los babalawos no descartan una salida, aunque algo lejana, a la crisis venezolana. “Aquí habrá una explosión y la campana que será escuchada será el pueblo reclamando sus justos derechos”, apuntó Ogbesá. Para Ogbefún, “habrá un momento en el cual la gente saldrá a la calle” y una mujer podría llevar la batuta de estos alzamientos. “Oyá (diosa del cementerio) fue la única que pudo componer un conflicto entre gobernantes en la tierra”, según una historia relacionada con Irete Sukankola. Mientras tanto, Awó Oshedí recomienda no confiar “ni en su propia sombra” porque este será un año lleno de traiciones.

Los religiosos que deseen eludir los caminos oscuros de esta letra del año deberán elevar sus oraciones y ofrendas a Eleguá, dios de la suerte y dueño de los caminos, y a Yemayá, diosa del mar y madre del mundo. Ambas deidades acompañarán a los seguidores de la religión Yoruba durante los próximos 365 días que pondrán a prueba a toda Venezuela.

“To Ibán Eshu” (“Que se cumpla su palabra”).

Los babalawos integrantes de la casa religiosa Ilé Ifá Olá / Cortesía

Nota: Los entrevistados prefirieron ocultar su nombre legal y ser identificados por su nombre religioso

Amazon.com – Read eBooks using the FREE Kindle Reading App on Most Devices

Anuncios

Tachirenses desmienten a Vielma Mora: “En la frontera hay hambre”

Un show. Así calificó la jornada del domingo 10 de julio en la frontera colombo-venezolana el gobernador del estado Táchira, José Vielma Mora. Sin embargo, para los habitantes de las ciudades fronterizas de Ureña y San Antonio, y hasta de otras partes del país, la reapertura temporal del paso hacia Colombia fue un alivio, un reencuentro con el pasado y una oportunidad para comprar lo que no hay en Venezuela: comida.

Lo que para el gobernador tachirense fue “una comiquita”, para los miles de ciudadanos que cruzaron los puentes internacionales entre Táchira y el departamento Norte de Santander fue la expresión de una crisis que el gobierno parece no entender.

“El gobernador dijo (este lunes) que la gente fue a divertirse y a visitar a su familia, pero tú no veías a nadie de regreso que no trajera una bolsa de comida. Todos estaban felices porque podían pasar a comprar sus alimentos”, expresó BetSy Mora, quien viajó de Rubio a Ureña para ganarse el derecho de comprar los productos que están desaparecidos de los anaqueles venezolanos.

Cuando Mora se enteró por Twitter de que el domingo abrirían la frontera por 12 horas, no dudó en ir hasta el Puente Internacional Francisco de Paula Santander, donde usualmente tiene permitido el paso por razones de estudio. Aunque es una de las privilegiadas del cierre fronterizo, la oferta de poder hacer mercado en el país donde se encuentra revalidando su título de psicóloga fue especial. “Generalmente no puedes traer nada. Te revisan todo”, apuntó.

La joven tachirense estuvo en Cúcuta entre las 8:30 am y las 2:00 pm. Pudo comprar azúcar, aceite, arroz, harina de maíz, jabón de baño y papel higiénico, y hasta recibió un gesto de las autoridades vecinas: “Tuve la oportunidad de que la propia policía colombiana me trasladara hasta un supermercado más alejado del centro”.

A pesar del diferencial cambiario, del cual habló el gobernador este lunes, Mora asegura que comprar en Colombia sigue siendo mejor: “Normalmente puedes llevar 30.000 bolívares y traes tres de cada producto de primera necesidad”.

Muchos o pocos. Todos pasaron

Probablemente, cerca de 35.000 personas pensaron igual que Mora. Ese fue el número de ciudadanos que, según la cancillería colombiana, salió de Venezuela el domingo. Pero para el gobernador de Táchira esta cifra no dice nada: “Eso está muy por debajo el paso diario entre Colombia y Venezuela. Son 177 mil personas que pasan esa frontera en promedio, más de 27 mil vehículos particulares y más de 12 mil vehículos de carga pesada”, un vaivén poco usual para una frontera que esté cerrada por el presidente Nicolás Maduro desde el 19 de agosto de 2015.

Estas declaraciones también distan de la realidad que vive Betsy Mora: “La cantidad de personas que pasan son muy pocos. Los únicos que realmente pasan son estudiantes y algunos trabajadores, ni siquiera por medicamentos porque Colombia ha instalado una farmacia rodante en la mitad del puente”.

Esta especie de carro medicinal, según algunos habitantes, atiende hace algunas semanas a las personas en la mitad del Puente Internacional Simón Bolívar, en San Antonio. Fue allí donde Carlos Cova cruzó también este domingo para comprar comida “porque aquí no hay nada y en Colombia hay de todo”.

El habitante de la principal ciudad del municipio Simón Bolívar resolvió un mercado con 40.000 bolívares: un kilo de leche, papel toalet de 30 rollos, cuatro pastas dentales, un jabón de lavar, dos desodorantes, dos kilos de arroz, dos kilos de azúcar, dos harina de maíz, dos paquetes de granos y dos champuses.

A Cova le bastaron menos de cuatro horas (entre 1:00 pm y 4:30 pm) para confirmar otra realidad: “Los precios son mejores que los de aquí. En San Antonio un kilo de azúcar sale en 3.000 bolívares y allá sale en 2.000 bolívares”. Sin embargo, Vielma Mora asegura que la oferta nacional también seduce a los extranjeros: “Nadie documentó las personas que vinieron de Colombia a comprar en Venezuela”.

Lo cierto parece ser que el país no tiene qué ofrecerle a sus habitantes. “No sé quién tiene la culpa pero la realidad es que aquí yo voy para un supermercado y no consigo harina pan”, expuso Alonso Franco, quien también aprovechó el gesto dominical del gobierno para solucionar su necesidad familiar: “Realmente los venezolanos pudimos ir a Colombia y conseguir los productos que aquí no se encuentran”.

Franco vive lejos de los dos principales puentes fronterizos pero también cruzó a Colombia por uno menos transitado,  el Unión, en Boca del Grita. El padre de familia residente del municipio García de Hevia consideró “un alivio a lo que está sucediendo” la noticia de la que se enteró el sábado.

La razón de su visita al puente Unión el domingo fue la posibilidad de cruzar a Colombia, después de 11 meses, para comprar comida. Invirtió 60.000 bolívares pero con eso hizo un mercado que “debe estar aguantando para 15 o 20 días”. Si bien representó un gasto grande para su bolsillo, el hecho de que consiga lo que necesitan en su casa no tiene precio. Para él “(los productos) realmente no son más caros porque el bachaqueo en Venezuela nos tiene los precios por las nubes”.

Franco está seguro de que,  aparte de traer comida, “muchísimas de esas personas pasaron para comprar medicinas”. Rechazó las afirmaciones de su gobernador, quien aseguró que la mayoría de los venezolanos fueron a hacer turismo al lado colombiano. “Es ilógico que voy a parrandear a Colombia cuando allá una cerveza me cuesta 1.200 bolívares y aquí me la consigo en 300”, explicó el tachirense.

Aunque Vielma Mora afirmó que él no había anunciado el paso fronterizo para el domingo, Franco asegura que eso fue de conocimiento público porque del lado venezolano los militares manejaban nuevas instrucciones y en Colombia “había más de 200 funcionarios desplegados en el puente”, que estuvieron “muy pero muy organizados”.

Todos sabían lo del domingo

A más de dos horas de distancia en autobús, en el municipio Pedro María Ureña, también llegó rápido la noticia de la apertura temporal en la frontera. “El gobernador salió por el canal Caracol diciendo que gracias al presidente Nicolás Maduro había habilitado el paso de 6 de la mañana a las 6 de la tarde. Por eso la gente pasó”, explicó Indari Arias.

La residente de Ureña asegura que las cosas en la frontera han cambiado: “Anteriormente se traía por mucho cuatro rollitos de papel toalet porque no lo dejaban pasar. Ahorita no. No le tememos a la guardia. Hay que pasar comida porque en la frontera hay hambre”.

Aunque no cruzó este domingo  a Colombia porque suele hacerlo para llevar a sus niño al colegio, Arias lamentó que el gobernador afirmara que en Venezuela no exista crisis alguna: “Se burló diciendo que esas señoras robustas no estaban pasando hambre”.

Vivan en Ureña, San Antonio, Rubio o García Hevia, los tachirenses saben que lo que pasó el domingo en su estado evidenció una realidad muy lejana a la expuesta por Vielma Mora, quien a pesar de los llamados de la gente ha sido enfático: “No habrá repeticiones de ninguna acción”. La frontera con Colombia sigue cerrada hasta nuevo aviso.

Nota publicada en El Nacional 

Cardenal Urosa Savino: Ayudaríamos en un diálogo por Venezuela

Hasta los representantes de Dios saben que a Venezuela le urge una solución más que divina para que retome la tranquilidad que parece haber perdido. Para el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, el gobierno del denominado heredero del ex mandatario Hugo Chávez ha fracasado y debe rectificar antes de que sea muy tarde.

El máximo representante de la Iglesia Católica en el país reconoce que hoy el venezolano vive con miedo, no le alcanza el dinero para vivir y tampoco consigue lo elemental para hacerlo. Savino pide en nombre de Dios y los suyos que los responsables de dar soluciones asuman esta “crisis global muy fuerte”.

—¿Qué análisis hace de la situación que vive el país?

—Hay una crisis económica muy fuerte porque hay una inflación desbocada que hace que todos los precios sean cada vez más altos y por otra parte hay una escasez de productos vitales, de primera necesidad: comida y medicinas. Y también hay una crisis social y de inseguridad pública gravísima por la violencia y delincuencia desatada que lamentablemente el gobierno no ha podido controlar. Estamos en una crisis global muy fuerte.

—¿Qué puede hacer la Iglesia para aportar soluciones a esta crisis?

—Nosotros lo que podemos hacer es seguir anunciando el evangelio de Jesucristo y los 10 mandamientos de la Ley de Dios, enseñándole a la gente el camino de la convivencia, que es el camino del respeto a los demás y el camino de la observancia de la ley. Por otra parte, nosotros estamos permanentemente insistiendo en la necesidad de que el gobierno le ponga coto a la delincuencia, en lo cual lamentablemente ha fracasado. Pero nosotros estamos trabajando, no estamos con los brazos cruzados. Primero, enseñando el camino de la convivencia social y, segundo, exigiendo que el gobierno cumpla con su deber de proteger el patrimonio y la vida de los venezolanos.

—¿Cómo evalúa el trabajo de los poderes públicos venezolanos?

—La Asamblea Nacional está haciendo su papel: indicar un camino de reorientación de la vida social del país a través de una serie de leyes que han preparado pero lamentablemente, y una cosa que es insólita, el TSJ ha declarado que todas esas leyes son inconstitucionales. No entiendo cómo se puede pensar que una asamblea legislativa no tenga ninguna capacidad para hacer leyes constitucionales. Pero en fin, no entraré en holguras en ese caso. Ellos están haciendo su papel pero hay mucha gente que quisiera que la Asamblea fuera mucho más directa y firme en la exigencia de respeto al pueblo venezolano y de que el gobierno cumpla con su deber.

urosavino

Con la palabra de Dios de por medio

La crisis económica, política y social a la que se refiere Savino también ha sido declarada por el Parlamento venezolano. Pero  en medio de una incesante lucha entre el Poder Legislativo y la asociación del Ejecutivo con el Judicial, las soluciones a los problemas de los venezolanos parecen congelarse en una disputa política sin salida.

La comunidad internacional ha demostrado su preocupación por la tensa situación que mantienen el oficialismo y la oposición, por lo que han apostado por un diálogo sincero entre las partes para dar con las soluciones que necesita el país. El primer ensayo para este encuentro se realizó a finales de mayo en República Dominicana, donde representantes de la Mesa de la Unidad Democrática y del gobierno nacional expusieron sus demandas a los facilitadores: los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

Sin embargo, las agendas de lado y lado no parecen coincidir. Muchos menos cuando sectores de la oposición venezolana insisten en la activación de la Carta Democrática de la OEA y la activación de un referendo para revocar a Maduro este año. Quizás el punto de encuentro sea la fe en Dios.

—¿Participaría la Iglesia como mediadora en un posible diálogo entre oposición y oficialismo?

—Nosotros estamos siempre dispuestos a ayudar a los demás a entenderse pero evidentemente hace falta que las dos partes quieran dialogar, entenderse y llegar a acuerdos que son fundamentales, y el papa Francisco lo ha reclamado y lo ha pedido insistentemente. En primer lugar, debe haber la voluntad política de las partes no para conversar sobre cosas de poca importancia sino para resolver los problemas graves que tiene el país. En segundo lugar, si nos llaman, nosotros estamos dispuestos a ayudar.

—¿Qué opina sobre la suspensión de la visita a Venezuela del canciller del Vaticano, Paul Richard?

—Me parece que fue un gran error del gobierno. El canciller del Vaticano venía en una visita privada y ese rechazo del gobierno a su llegada me parece que es una torpeza porque es como que ellos tuvieran miedo de que la gente pudiera hablar con él. Fue un gravísimo error de política internacional del gobierno venezolano.

—¿El gobierno nacional no quiere diálogo?

—No te sabría decir. Pero sí creo que fue el gobierno que no estuvo de acuerdo con que viniera el canciller.

—¿Cuánto habría ayudado una reunión con el representante del Vaticano?

—No te sé decir. Pero sí creo que fue un error del gobierno porque no era que el canciller venía a cambiar las cosas. Es una gran descortesía impedir la visita al país del representante del Vaticano.

—¿El gobierno nacional respeta a la Iglesia?

—Yo quisiera más bien responder con lo siguiente: el gobierno tiene que cumplir con su deber de asegurar el abastecimiento de la comida y de la medicina del pueblo venezolano, tiene que cumplir con el deber de proteger la vida, la salud y la atención de los venezolanos. Eso es lo que creo que es importante.

—Cardenal, su mensaje para todos los venezolanos…

—Que busquemos siempre a Dios en primer lugar, que busquemos siempre la paz en segundo lugar y, para ello, defendamos los derechos nuestros y los derechos de los demás.

Nota publicada en Cactus 24

Tachirenses cuestionan cierre de frontera seis meses después

Colombia y Venezuela divididos
Tachirenses cuestionan cierre de la frontera seis meses después
Medio año tiene la medida anunciada por el Ejecutivo Nacional en los municipios fronterizos del estado Táchira, donde sus habitantes hoy analizan los efectos de una decisión que se tomó para acabar con el contrabando, el paramilitarismo, la corrupción y los supuestos ataques al bolívar desde las casas de cambio colombianas

Félix R. Gutiérrez Rodríguez / @felixgr71

Este viernes 19 de febrero se cumplieron seis meses del estado de excepción declarado en cinco municipios de Táchira luego de un ataque que sufrieron miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). A medio año de la medida anunciada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, los habitantes de los municipios fronterizos Ureña y Bolívar cuestionan los métodos que hoy mantienen la frontera colombo-venezolana parcialmente cerrada.

Kleiver Casanova, exportador de chimó residenciado en San Antonio (municipio Bolívar), asegura que la medida del Ejecutivo Nacional es “perjudicial en todos los sentidos” porque “los que hacen plata solo son los guardias, la policía y el Ejército, por los caminos verdes”, mientras que los comerciantes, quienes “hacen todo legalito”, se enfrentan a las dificultades de tener el paso restringido por el Puente Internacional Simón Bolívar, principal vía terrestre entre Colombia y Venezuela.

Continúe leyendo aquí.

 

Centros comerciales aceptaron medio apagados primer día de racionamiento eléctrico

Cumplida la 1:00 pm, la gente que entró al Centro Comercial Sambil Caracas se encontró con una novedad: las tiendas de ropas, accesorios, electrodomésticos o de servicios estaban cerradas. Ante la soledad del puesto de información que da la bienvenida por la entrada principal del centro, frente a la Avenida Libertador, los sorprendidos se acercaban al personal de limpieza para aclarar sus dudas. “Eso fue una nueva medida del gobierno. ¿No se enteró?”, respondió una empleada de mantenimiento a una inocente joven que no entendía por qué casi todos los locales estaban clausurados y a oscuras.

La ruta con movimiento la marcaban solo las escaleras mecánicas que subían. Quienes se aventuraban a tomarlas se encontraban con que en el último piso, el nivel Diversión, había algo de vida, por lo menos de comida. Locales de sushi, hamburguesas y pizzas estaban a la orden de los visitantes, pero estos parecían no divertirse mucho cuando tenían que pagar más de 1.500 bolívares para almorzar “pura chatarra”, como aseguró un muchacho que dio media vuelta después de consultar los precios de Araxi Burger.

“Somos  prioridad”, explicó uno de los empleados de la Heladería 4D, que también estaba abierta, pero en la Feria, el nivel de abajo. Efectivamente, el racionamiento eléctrico impuesto por Corpoelec respetó el derecho a comer aquí. La medida impuesta a partir de hoy, miércoles 10 de febrero, invitaba a todos los centros comerciales del país a autogenerar electricidad en los lapsos de 1:00 a 3:00pm y de 7:00 a 9:00pm. Por esta razón, el Sambil, que cuenta con una planta propia, prefirió dotar de energía en estos horarios solo a locales de comida, bancos y estacionamiento.

Taquilla de Cines Unidos (CC Sambil)

Los cines sí fueron sacrificados por el corte eléctrico. Los pocos que se acercaban al Cinex se encontraban con las cintas que prohibían el paso a la taquilla y dos empleados que repetían a los curiosos que abrirían a las 3:00 pm. Las respuestas eran las mismas por parte de los trabajadores que aguardaban sentados en la entrada de las salas en Cines Unidos. En ninguno había rastro de la cartelera. Faltaba más de hora y media para permitir la entrada.

Esta imagen se repetía en los locales a medida que pasaba el tiempo. Las santamarias por la mitad evidenciaban la ansiedad por reiniciar la actividad comercial en la Senza o Claire´s. Sus vendedores permanecían dentro de ellas pero con la luz apagada: no tenían corriente eléctrica, como tampoco tenían las escaleras que despedían a los cientos de visitantes que subieron a almorzar en alguno de los locales de la feria.

El descenso a pie permitía tomarse el tiempo para leer los afiches que adornaban las barandas de cada piso del centro comercial. Antes de llegar al nivel Autopista, para salir, se podía leer en uno de ellos: “El mejor país se hace haciendo cada quien lo mejor que puede con lo que tiene”. Antes de despedirse del centro comercial, Sambil recordaba a sus usuarios que “los venezolanos no somos flojos; somos fuerza emprendedora”. Eran las 2:00pm y las tiendas seguían cerradas.

A la misma hora, el Centro Comercial San Ignacio, tres cuadras más arriba, fue más riguroso con el racionamiento eléctrico: todos los accesos estaban cerrados hasta las 3:00 pm, cuando pretendían retirar las cintas que impedían el paso de los visitantes al interior del coloso naranja que se levanta en el municipio Chacao.

En un municipio aledaño, Sucre, el Centro Comercial Millenium Malltenía una cara parecida: los accesos a sus cinco pisos estaban custodiados por vigilantes que lanzaban un tajante “nada” cuando algún interesado preguntaba qué estaba abierto. Sin embargo, el nivel Plaza tenía unos 10 locales de comida en funcionamiento. Del otro lado, una fila de cientos de personas esperaban que habilitaran el paso para ir a comprar “lo que haiga”, como expresó una señora con paraguas, en el Farmatodo del lugar. Un empleado de limpieza trato de “amenizar” la espera de los compradores. “Querían cambio, ustedes querían cambio”, decía en tono desafiante mientras barría la acera. Faltaba media hora para poder entrar al mall ubicado frente a Parque Miranda.

Cumplidas las 3:00pm todo volvió a la normalidad. Al otro lado de la Autopista Francisco Fajardo, el Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT) subió nuevamente las santamarías de sus locales. Bancos, tiendas de ropa, ventas de zapatos y la gran pantalla colocada en el C2 (el piso más alto) para transmitir campañas publicitarias fueron encendiendo sus luces. Así reanudaron su actividad por cuatro horas más, hasta que dieron la orden de bajar los suiches como Corpoelec manda y acabar la jornada, a las 7:00pm.

Nota publicada en El Nacional

“Ramos Allup se fumó una lumpia pensando que era un cigarro”

Elizabeth Torres es miliciana, guía del Cuartel de la Montaña y chavista “hasta los tuétanos”. Afirma que, aunque aceptó el golpe de las pasadas elecciones parlamentarias, no admite una burla como la que protagonizó recientemente el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

La guardiana de la capilla “Santo Hugo Chávez” del 23 de enero cree que la expulsión de los retratos de su “Comandante Eterno y Supremo” y de Simón Bolívar del Palacio Federal Legislativo es una falta de respeto para todos los revolucionarios.

Torres no entiende qué pasó el 6 de diciembre, pero sí tiene claro que el pueblo que “montó” a los diputados opositores en el nuevo parlamento también los puede “bajar” si se equivocan. Y para ella, comenzaron equivocándose.

¿Qué le han parecido las recientes acciones de la Asamblea Nacional?

Lo que hizo ese presidente de la Asamblea es una falta de respeto y una inmoralidad porque Chávez no es prócer pero es una persona amada por el pueblo y si ellos están allí es porque los eligió un pueblo. Lo primero que dijeron, si ganaban, fue que no iban a irrespetar a nadie, a burlarse de nada e iban a hacer las cosas bien. Entonces ¿por qué carrizo hacen las cosas mal? ¿Por qué tienen que sacar las fotos del Comandante diciendo que eso no es un cementerio? Todos estamos claros de que eso no es un cementerio; es la Asamblea. Pero ahí tienen que estar las fotos del Comandante Supremo y Eterno porque él fue nuestro segundo libertador, porque él nos abrió los ojos y nos enseñó por dónde teníamos que ir. Son simple y llanamente unas fotos, ¿qué tanto daño les hacen unas fotos? Esas imágenes están allí porque ellos dos son amados por el pueblo, son libertadores.

¿Si el pueblo votó por esta nueva mayoría parlamentaria, estas acciones no representan los deseos del pueblo?

No. Si ellos hicieran valer los derechos del pueblo no hubieran sacado la foto del Comandante ni la de Bolívar, porque esas son del pueblo.

Henry Ramos Allup alega que ordenó sacar la imagen de Bolívar porque ese no es el retrato clásico de El Libertador…

Ese es el mismo Libertador solo que nosotros teníamos una imagen errónea de él. El verdadero rostro de Bolívar es este; no esa imagen de ese hombre jipato, todo flacucho. Él era como está ahora actualmente. Por tanto hay que respetarla porque ese es un símbolo patrio, un símbolo del pueblo.

¿Cuál es su mensaje para Ramos Allup?

Que respete porque a usted (Ramos Allup) lo montó un pueblo y así como lo montó un pueblo, así mismo lo baja. Está bien que ellos ganaron porque los eligió un pueblo que lo decidió a última hora, no sé cuál fue su motivo y no soy Dios ni juez para juzgar a nadie. Yo les pido que hagan las cosas bien, que no empiecen haciendo las cosas mal porque ellos prometieron que no iban a faltarle el respeto a ninguna de esas cosas y mira cómo empezaron. Allup se fumó una lumpia pensando que era cigarro.

¿Qué pasó el 6 de diciembre?

Yo honestamente no sé. No entiendo. No me cabe en la cabeza que la Asamblea se haya perdido. Pero todavía quedamos un pequeño grupo aunque no tan pequeño, que seguirá luchando para que las cosas se hagan bien. Vamos a enseñarle a Ramos Allup a respetar las cosas del pueblo porque el Comandante y Bolívar son del pueblo. A nosotros nos enseñaron a respetar lo que un pueblo decidió no se sabe por qué.

Ahora al chavismo le toca ser oposición en la Asamblea. ¿Empezó bien?

Tenemos que adaptarnos a ellos pero ellos también tienen que adaptarse a nosotros. Aunque seamos minorías, tienen que respetar nuestras decisiones. Pero el error más grande que cometió ese señor (Ramos Allup), vuelvo y repito, fue sacar la imagen del Comandante y la imagen de Bolívar de la forma tan dantesca como lo hizo, que rompió las fotos. Ese es Bolívar, nuestro libertador y también libertador de él y de su pueblo. Allup no nació solo: él viene de un padre y una madre. Aunque creo que, si están en el cielo, deben estar bien avergonzados de tener la clase de hijo que tiene. Una persona seria no hace lo que él hizo ni tampoco dice eso de que iba a quitar esos pedevalitos y esos mercalitos que vendían pollitos. Esos son los que surtieron también a su pueblo, a su gente de su lado. O me vas a decir tú que ellos no vienen a Pdval o a Mercal.

¿Existen dos pueblos distintos entonces?

No. No hay dos pueblos distintos. Lo que hay aquí son gobernantes distintos. Porque pasa que vienen de aquel lado para comprar acá así como vamos nosotros para el este a comprar. Aquí no se habla ni de pueblos ni de bandos sino de gobernantes. Uno de ellos tiene una conciencia muy limpia, que es mi presidente Maduro, y otro tiene una conciencia muy sucia, porque él no puede luchar contra Maduro ni puede estarle pidiendo seis meses. No.  El presidente está aquí hasta el 2021; no cuando él quiera, porque el pueblo no se lo va a permitir.

La oposición decía que representaba un cambio. ¿Venezuela cambió el 6 de diciembre?

Claro que cambió. Ellos ofrecieron algo y no lo están cumpliendo. Los ilusos que se dejaron embaucar por el estómago o por dinero hoy están pasando por las mismas necesidades y sufrimientos que estamos pasando nosotros.

Si el pueblo estaba sufriendo, ¿será que se equivocó el gobierno y por eso la gente votó en su contra?

No. El gobierno no se equivocó; sigue haciendo lo mismo: están llamando a gente para entregar viviendas y mil cosas. Y no es porque lo hayan ofrecido sino que el gobierno sabe quiénes son los más necesitados porque este es un gobierno de calle, pero estas personas no. Los que votaron pensaron que  si ganaba la oposición no iba a haber más cola. No, señores, estaban equivocados, van a continuar las colas.

¿Las colas pasaron factura?

Fueron una de las causas. Pero es que el gobierno no puede hacer más surtiendo a todos los Mercal y todos los Pdval. Lamentablemente en este país tenemos un montón de bachaqueros. ¿Cómo es posible que un litro de leche, que cuesta Bs 150, vayan y lo vendan en Bs 1.500? Eso es lo que quería evitar el gobierno.

¿Y qué pasó en el 23 de enero?

Se dejaron vencer por el estomago. Porque una de las promesas del señor (Ramos Allup) es que se iban a acabar las colas y ahora está diciendo que acabará con los Pdval y los Mercal. ¿Cómo vas a prometer algo que no podrás cumplir?

¿No será que para cumplir con las promesas se necesita tiempo?

No. Él le ofreció al pueblo que toda iba a ser rápido porque él se cree solo.

¿Cree que la oposición tomará alguna medida que beneficie al pueblo?

Honestamente no. Pero igual les hago un llamado para que trabajen para el pueblo, que ante todo tengan humildad y que recuerden que están montados por el pueblo y el pueblo decide. Cuando el pueblo se arrecha, se arrecha. Piense eso.

Los diputados oficialistas están llamando a desconocer a la Asamblea. ¿Esto debería ser así?

Por las acciones que están tomando, sí. Ellos empezaron mal y metieron la pata hasta el fondo. Con el solo hecho de romper la imagen de Bolívar, se terminó de ponchar. ¿Por qué no trabajan bien?

¿Qué es trabajar bien para usted?

Hacer las cosas bien, dejar que los demás opinen y piensen. Yo tengo, aunque sea minoría, 55 diputados con los cuales también tengo que contar porque  ¿si todos ellos levantan la mano y dicen que no? Yo tengo que sentarme a ver qué quieren ellos. Dialogando se hacen las cosas; no con esa agresividad con que han llegado al poder. Si no se ponen de acuerdo, no llegarán las soluciones, llevaremos al país a pique y esto se va a acabar porque el pueblo no va a aguantar.

¿Qué haría el pueblo si no le dan soluciones?

Si eso llegase a suceder, el pueblo debería tomar las riendas y decidir. Lamentablemente tendremos que olvidarnos de la Asamblea y todas esas cosas. Ellos tienen como hambre de poder, lo que han tenido siempre.

Nota publicada en El Nacional 

Babalawos pronostican un año de revolución para Venezuela

Venezuela podría vivir un año de revolución, enfrentamientos y traición, según las predicciones que los babalawos o sacerdotes de Ifá hicieron para este 2016.

Los integrantes de la familia religiosa denominada Ilé Ifá Olá se reunieron este viernes en Caracas para determinar la “Letra del año”, la interpretación de “los mensajes del cielo” que hacen cada primero de enero para pronosticar el destino del país.

El signo Iroso Ogundá o Iroso Toldá será el que dicte la vida de los venezolanos los próximos 366 días. Esta letra sagrada advierte diferencias irreversibles y confrontaciones por el poder, escenarios donde estarán presentes Ogún (santo de la guerra) y Oshún (santo del amor). A estas deidades gobernantes, especialmente la primera, tendrán que encomendarse todos los creyentes para esquivar los conflictos que afrontará la nación.

“Lo que ya vivimos en este año que recién terminó es un ápice de lo que viene este 2016”, aseguró Tony Madriz, conocido en la religión Yoruba como Awo Oyekún Batrupon.

Para él, la situación política se tornará cada vez más radical. “Aquí no se llegará a ningún tipo de acuerdo en el ámbito gubernamental para que el país empiece a evolucionar. Habrá barreras y los perjudicados seremos todos aquellos que vivimos dentro de estas fronteras”, explicó al interpretar una historia del signo en la cual el perro y el conejo nunca arreglaron sus diferencias.

La trampa está siempre presente en Iroso Toldá. “Ifá habla del sustituto, la sustitución de un personaje importante en el país por una traición o un desplazamiento. Incluso puede haber una muerte repentina y esto podría generar un confrontación mucho más cerrada”, sostuvo Madriz.

Martín Orozco, Awo Oshedí, coincide en que “las situaciones del país seguirán iguales”. Los problemas económicos no tendrán solución inmediata porque este signo habla de pérdidas en las inversiones. “Todo lo que tenemos en el bolsillo debemos cuidarlo”, recomendó.

Oshedí explicó que para enfrentar la crisis que seguirá golpeando a Venezuela es necesario organizarse primero en casa: “Si nosotros no arreglamos las cosas internas, no podremos enfrentar las situaciones del país”.

Su hermano Omar Orozco, Awo Ogbefún, recomienda guardar comida en las casas ante un eventual paro económico. “El país se va a paralizar: no habrá comida, agua… nada”, precisó.

La fatalidad que advierte Iroso Toldá podría encontrarse en la calle. “Ogún está sediento de sangre. Aquí habrá una revolución, un enfrentamiento, una gran mortandad en el país”, expuso Orozco. Dicha revolución podría desencadenarse por un imprevisto o un golpe repentino en las cúpulas del poder. Sin embargo, para él, “aquí los golpes que se van a dar serán a la Constitución nacional”.

Orula (santo de la sabiduría) dice que hay un rey que perderá la cabeza. No sabemos cuál de los dos reyes es, si es el presidente o la Asamblea Nacional”, sostuvo.

Ogbefún también advierte que los ciudadanos pueden rebelarse contra sus dirigentes: “Habla de oro iña, la candela que viene de abajo. Pero también habla de un movimiento de masas, de gente que viene de abajo. La gente está obstinada de hacer colas y de la inseguridad. Aquí habrá un estallido social. Eso es lo que yo veo”.

Este pronóstico lo mantiene Wilfredo Chacón, Awo Odiká, quien recomendó resguardar a la familia para evitar tragedias porque “estos días de enero se puede venir un estallido social”.

Se asoma la hambruna

Para, Henry Barroso, Awo Ogunda Meyi, el conflicto en Venezuela es evidente: “Obviamente estamos en una guerra, solo que nadie la ha pronunciado”.

La escasez se agudizará en 2016, según este sacerdote de Ifá: “Aquí lo que viene es hambruna. La actitud grosera o amenazante de la gente está acompañada por la falta de cosas. Tengo más de dos años diciendo que la hambruna viene a este país y este año se está concretando”.

Barroso expuso que la crisis económica llevará a muchas personas a cometer locuras. “La gente pensará: Estoy desesperado y tengo que hacer lo que sea para llevar comida a mi casa”, afirmó.

Jhony Orozco, Awo Ogbesá, explicó que Iroso Toldá marca ahogos: “Nos está diciendo que aquí no habrá nada”.

“Hay una gran tristeza en este país. Este signo dice: ´Nadie sabe lo que hay en las profundidades del mar´. Nadie sabe lo que el pueblo siente. Aquí hay mucha gente que lloró porque no pudo comer nada, no pudo vestir a sus hijos o darles un regalo esta Navidad”.

Para Orozco, podrían venir sorpresas en la política nacional, porque en este signo, Orula, “el abogado de Ifá”, combate las injusticias: “Vienen confrontaciones jurídicas duras. Viene la prisión para personas dentro del gobierno y para personas que están del otro lado”.

“Yo considero que aquí puede haber una renuncia del presidente por la cantidad de situaciones adversas que vienen”, señaló sobre la perdida de la cabeza del rey a la cual se refiere Iroso Toldá.

Las diferencias son un sello de este signo, como explica Orozco: “Es un ifá de separación. Aquí se separaron el cielo y el mar de la tierra. Habla de dos poderes que nunca se van a encontrar, que son el gobierno y la Asamblea. Uno va a ir por un lado y otro por otro, y eso creará un vacío que puede generar algo repentino que partirá esta situación de caos”.

Ese algo podría emerger de una tercera fuerza política que, para él, existe en el país: el poder militar. “Ogún es un guerrero, un general. Aquí puede pasar algo dentro de la Fuerza Armada Nacional que busque acabar con esto y hasta podría convocar unas nuevas elecciones porque ninguno de los dos poderes se va a encontrar”, confesó.

Dicha acción podría costar la muerte de muchos venezolanos. “Este santo (Ogún) viene sediento de sangre y esa es la sangre que se puede derramar de las confrontaciones del país. Aquí puede haber un muerto tanto del gobierno como de la oposición que puede generar un gran problema, una gran revolución”.

Para Ogbesá, el consejo es claro: “Hay que tener bien resguardada a la familia y a los desobedientes, porque la desobediencia cuesta la vida”.

Nota publicada en El Nacional 

Babalawos ven probable un cambio de gobierno nacional

Pronósticos 2015
Babalawos ven probable un cambio de gobierno nacional
Creyentes de la religión Yoruba consultaron al oráculo de Ifá para determinar el futuro de Venezuela los próximos doce meses

Félix Gutiérrez / Fotos: Facebook

Un cambio político para el país fue el pronóstico general de los babalawos venezolanos para 2015. Los sacerdotes de la “casa religiosa” Ilé Ifá Olá celebraron el pasado 1 de enero su habitual “Letra de año”, un evento donde los creyentes de la religión Yoruba consultan al cielo sobre el destino de Venezuela.

Los designios del signo Baba Eyiogbe serán los que regirán en la nación, según la palabra de Orunmila, dios de la sabiduría. Oshún, diosa del amor, y Eleguá, dios de la fortuna, son los orishas que “reinan” para la ocasión. A los pies de estos santos, deben encomendarse los religiosos para ser prósperos durante los próximos doce meses.

Divisiones, muertes repentinas y revoluciones sociales podrían vivirse durante este año. Para Jhonny Orozco, conocido como awó Ogbesá, “se puede estar gestando un atentado o golpe de facto porque Eyiogbe habla del desplazamiento de un Rey”.

“Dice Orula que hay un Rey que viene a tratar de componer este país”, dijo el también Obba o jefe de esa familia de religiosos. “El cambio va a venir y el gobierno de una u otra forma va a tener que ceder ante la presión de su mismo pueblo”, completó.

La organización será fundamental en 2015 porque estos cambios bruscos no se alejarán del entorno familiar. “La corona del Rey (a la que hace referencia el signo) es la cabeza de cada individuo”, explicó este babalawo con más de 22 años de experiencia.

Su hermano Omar Orozco, awó Ogbefún, insistió en que la planificación será la clave para afrontar los obstáculos del año. Que las familias se preparen para cualquier tragedia es la recomendación del sacerdote.

En la grafía, Baba Eyiogbe son dos líneas horizontales. “Dos líneas paralelas que jamás y nunca se van a unir” es lo que Ogbefún interpreta como una separación del pueblo y sus gobernantes, pero también quiere decir que “son dos gobernantes que están peleados internamente los que mandan en Venezuela”.

“Si no hay una conciliación entre las partes, puede llegar una situación en que una de las partes, buscando su fortaleza, desplace a la cabeza por la que nos estamos rigiendo y suceda el golpe de estado”, declaró Tony Madriz, awó Oyekún Batrupon, en relación a las “pugnas entre ambas líneas”.

Baba Eyiogbe también es un signo de mucha terquedad, “que se cree todopoderoso pero no lo es sin el apoyo de los que lo rodean”, afirmó el babalawo también conocido como “Tio Tom”. “Me atrevo a decir que en un trimestre pueden suceder cosas que de repente puedan escaparse de las manos. Podrían venir situaciones que cambien totalmente la situación política, económica y social del país”, expuso Madrid.

Martín Orozco, awó Oshedí, indicó que habrá muertes de “las cabezas mayores”. “Este año se va uno de los mayores. Hay un refrán que dice: a Rey muerto, Rey puesto. Nosotros podemos interpretar que en cualquier momento la cabeza del país se va a perder o alguien va a tratar de atentar contra ella”, aseguró.

Para Orozco, “este es un signo donde no se puede improvisar. Las cosas se hacen a su debido momento. Aquí se dice que la mariposa vuela entes de tiempo”.

Sin embargo, esta “letra del año” también marca algo positivo: un iré omá o “bien de inteligencia”. Ángel Ñañez, también babalawo y awó Irete Meyi, explicó que su dios Orunmila está dando señales para que sea por medio de la inteligencia que se pueda alcanzar la prosperidad.

Dentro de la familia, “si no hay una persona inteligente en la casa, los hijos se pueden perder en vicios”, destacó Ñañez, quien también dijo que Eyiogbe es “un signo de tristeza y llantos”, por lo que asume que “el pueblo” está desmoralizado y puede buscar “tumbar esa cabeza”.