Los responsables políticos del cierre de la frontera colombo-venezolana

Las reglas en la frontera colombo-venezolana cambiaron desde que el presidente de la República, Nicolás Maduro, decidió cerrarla el 19 de agosto de 2015. La medida “provisional” se extendió por 365 días y cambió las condiciones de vida en el estado Táchira, donde nuevas autoridades llegaron por mandato presidencial para poner orden en una zona cuestionada históricamente por el contrabando y el paramilitarismo.

Maduro declaró el cierre fronterizo y el despliege de la Operación Liberación del Pueblo (OLP) por 72 horas ante las cámaras de VTV, una medida que justificó por el ataque de supuestos grupos paramilitares a tres funcionarios de la Fuerza Armada Nacional (FANB) y un civil en la ciudad fronteriza de San Antonio. Dos días más tarde, el 21 de agosto, el jefe de Estado confirmó la intervención militar al decretar Estado de Excepción por 60 días, prorrogables. Desde aquella fecha quedaron bajo lupa oficial los municipios tachirenses Simón Bolívar, Pedro María Ureña, Junín, Capacho Nuevo, Capacho Viejo y Rafael Urdaneta.

La instauración del cerco militar por mandato presidencial coincidió con la creación de nuevos cargos de control. El primer postulado fue el gobernador del estado Táchira. “Nombro de conformidad con el artículo 16 al gobernador José Vielma Mora como jefe de toda esta zona fronteriza”, informó Maduro luego de firmar el Estado de Excepción.

Vielma Mora aceptó el compromiso aquel día. “Aquí estamos para cumplir con ese mandato y no lo defraudaré”, dijo.

Las responsabilidades del ejecutivo regional quedaron establecidas también por el jefe de Estado: “Aspiro que en estos 120 días, nosotros vayamos a fondo a reestablecer la paz, la convivencia, el derecho a trabajar, y vayamos a extirpar profundamente estos tumores malignos que el paramilitarismo y las bandas criminales de Colombia han traído para metérsele al cuerpo noble de nuestra República Bolivariana de Venezuela”.

No hubo tiempo para que Vielma Mora se acoplara a sus nuevas funciones, al menos en la oficialidad del cargo: el general Carlos Martínez Stapulionis asumió el puesto el 24 de agosto. El representante de las FANB tomó el relevo del gobernador como jefe único de la zona de seguridad fronteriza número 1, integrada por los seis municipios mencionados.

Maduro nombró “una autoridad única de estos seis municipios, a la luz del Estado de Excepción, para que lidere y sea el jefe de todas las acciones integrales para establecer un nuevo orden en la frontera. Una nueva frontera”. Así declaró desde el Palacio de Miraflores en una conferencia de prensa que dio a representantes de los medios de comunicación internacionales.

Aunque Martínez se mantuvo bajo perfil ante los medios de comunicación, el general sí cambió las cosas en las fronteras: puso freno a la ola de deportaciones que empezaron con el cierre, encargó la realización de un censo en la zona, inspeccionó el despliegue de la FANB y coordinó la elaboración de listas de privilegiados que con la medida tenían autorización para pasar de un país un a otro.

En el inactivo Aeropuerto Internacional General Juan Vicente Gómez, de San Antonio, la FANB instaló su sala situacional, el lugar donde todos los habitantes debían presentarse para someter su caso al juicio de la autoridad única. “Tiene que hablar con el general Martínez”. Esa era la respuesta programada que todos los militares daban a los ciudadanos que querían cruzar la frontera.

El jefe de seguridad siempre aseguró que la solución para la frontera no era militar: “Requerimos que todos los organismos del gobierno nacional, regional, y las misiones, planten soluciones, aporten ideas para atacar los problemas. Esto es integral y todos debemos participar en ello”.

A pesar de la designación de Martínez, desde el 11 de septiembre el máximo encargado para tratar el problema de la frontera, según Maduro, lleva otra nombre: Gerardo Izquierdo Torres.

Maduro explicó que el mayor general “fue comandate del Ejercito. Es un hombre estudioso, diciplinado, honesto, exigente, conocedor de la frontera, y estoy seguro de que tendrá una gran capacidad para llevar a la realidad todas las propuestas que están saliendo en lo económico, lo social”.

El general Torres fue nombrado presidente de la misión socialista Nueva Frontera de Paz, un cargo que tiene rango de ministro de Estado. La designación fue publicada en Gaceta Oficial número 40.744 que establece tareas como la difusión y el desarrollo de planes, programas y proyectos para promover el desarrollo de la frontera.

El también miembro de la FANB dirigió sus primeros esfuerzos a inspeccionar la frontera para garantizar “el libre ejercicio al sufragio y la participación” en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Decidió aumentar y modernizar los puntos de controles migratorios “para evitar que amenazas paramilitares puedan seguir operando en territorio venezolano y así proporcionarle seguridad al pueblo”.

Sin embargo, Torres aseguró en enero de 2016 que faltaba “mucho para lograr la frontera de paz, porque esto es un matrimonio de dos”, en relación con la cooperación que, según él, debía prestar Colombia. Este año, Torres aseguró que costaría restablecer el orden y la paz en la frontera “porque son muchos años de vagabundería, de gente de uno y otro lado tratando de tracalear”.

El ministro para la Nueva Frontera de Paz reapareció ante los medios de comunicación después de la reapertura fronteriza, anunciada el pasado 11 de agosto por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Durante la jornada, el fin de semana del 13 y 14 de este mes, Izquierdo explicó que la tarjeta migratoria, nuevo documento para el tránsito entre cada nación, era una obligación solo para las autoridades colombianas. También dio detalle sobre el número de personas que habían transitado.

De la relación con Colombia después del cierre se encargó, la canciller de la República, Delcy Rodríguez. La representante del gobierno se reunió con su homóloga colombiana, María Ángela Holguín, el 26 de agosto para discutir los intereses de ambos países después de que Venezuela tomó unilateralmente la medida.

Holguín aseguró después de la reunión que “el cierre de frontera no es el camino” y se comprometió a cooperar para solucionar los problemas de la zona. Sin embargo, Rodríguez rechazó por Twitter las declaraciones de la representante de Colombia y justificó la medida de su gobierno.

Las diferencias entre ambas naciones se evidenciaron con el paso del tiempo. Tanto Holguín como Rodríguez se reunieron en septiembre de 2015 con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, para defender sus verdades. “Hay que señalar que hay una responsabilidad del Estado colombiano que ha emanado de sus poderes: tres leyes que promueven y alteran no solamente nuestro modelo cambiario sino que fomentan el contrabando”, aseguró la canciller venezolana, después de decir que su homóloga fue a Ginebra a contar “falsedades al más puro estilo de un reality show”.

Aunque Rodríguez se sumó a las negociaciones bilaterales a principios de agosto para definir la reapertura de la frontera, una fuente de la Cancillería de Venezuela reveló que inicialmente el tema del cierre fue asunto directo del Ministerio del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno: las decisiones pasaban primero por Miraflores que por la Casa Amarilla.

En el juego de las declaraciones sobre la crisis fronteriza también intervino otro vocero del gobierno: Vladimir Padrino López. El ministro de Defensa afirmó en octubre de 2015 que los delitos en la frontera habían disminuido 30% gracias al despliegue de la FANB.

“Ya las medidas comienzan a surtir efectos, estamos observando con mucha precisión los efectos positivos en el grado de tranquilidad y paz que se respira en la frontera”, aseguró aquella vez. Pero los avances no habían sido suficientes para restablecer el paso fronterizo, según él, porque había que “mejorar las condiciones. Hemos hablado de una normalización de la frontera y eso tiene unas condiciones que tienen que darse para reabrir la frontera”.

Padrino López también participó en una reunión con su par colombiano, Luis Villegas, en 2016. Ambos representantes políticos se reunieron junto con el presidente Maduro en el Palacio de Miraflores el 30 de junio de este año. El encuentro sirvió para confirmar la cooperación binacional en materia de seguridad en la frontera. “Para Colombia es una prioridad una frontera segura y próspera. Se seguirá avanzando en la lucha contra el narcotrafico”, expresó Villegas. El ministro venezolano también celebró la disposición del gobierno colombiano y aseguró que ambas naciones “deben trabajar juntos para hacer frente a las amenazas contra la frontera”.

Se reanima la cooperación en materia de seguridad en la frontera Colombia-Venezuela a partir de este momento:

En esta reapertura del diálogo y cooperación nacional entre Colombia y Venezuela, ganará el interés nacional de ambos países:

A cada lado de línea fronteriza, el a sufrido duros golpes por parte de las Fuerzas Armadas de ambos países:

Se revivirán reuniones de las Fuerzas de ambos países en Norte de Santander y Zulia, para intercambio de información:

Para Colombia es una prioridad una frontera segura y próspera. Se seguirá avanzando en la lucha contra el narcotrafico:

.@vladimirpadrino: Recibe a Ministro de la Defensa de la Hermana República de Colombia en la Sede Ministerial.

.@vladimirpadrino: Venezuela celebra el gran paso que ha dado Colombia para consolidar su proceso de paz.

.@vladimirpadrino: Vzla y .Col deben trabajar juntos para hacer frente a las amenazas que atentan contra la frontera

El peso de Mora

El gobernador de Táchira, José Vielma Mora, cedió su puesto al general Martínez pero siguió teniendo peso en las decisiones sobre la frontera con Colombia. Sus declaraciones ante los medios de comunicación han sido asumidas por el país como los anuncios oficiales ocurridos durante un año de cierre.

Vielma Mora ha sido el vocero que ha reaccionado ante cualquier novedad en la frontera. No dudó en tildar de bachaqueras a las mujeres que cruzaron espontáneamente el 5 de julio ni en decir que los venezolanos que pasaron el fin de semana siguiente, cuando autorizó el paso peatonal, habían hecho turismo en Colombia y no fueron a comprar comida, como aseguró la mayoría de los tachirenses.

Aunque el gobernador insistió después del “gesto gubernamental” que no se repetirían acciones como las de aquel fin, el pasado 13 de agosto se abrió la frontera por orden directa de los presidentes Maduro y Santos. La palabra de Vielma Mora cayó entonces por su propio peso, una acción que evidenció que “al gobernador no le paran en Miraflores. Es un cero a la izquierda”, indicó el alcalde del municipio Pedro María Ureña, Alejandro García.

https://i0.wp.com/www.el-nacional.com/regiones/Vielma-Mora-delincuencia-Foto-RNV_NACIMA20150728_0186_20.jpg

Anuncios

Nueva frontera de paz: el largo camino hacia un acuerdo de países hermanos

Cuatro estados de Venezuela son parte de los 2.219 kilómetros la frontera que ha unido desde hace años a Colombia y Venezuela como naciones hermanas. Una historia compartida entre ambas naciones es innegable, pero el asunto de clausurar todo tipo de paso por los corredores fronterizos de los países no llamó del todo la atención de los presidentes de ambos países. Dos reuniones presidenciales oficiales y una inesperada, tres encuentros entre cancilleres y varias mesas de trabajo resumen un año de un país con su principal frontera cerrada.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ordenó el cierre de la frontera colombo-venezolana el 19 de agosto de 2015, una medida que pocos imaginaron que llegaría a extenderse hasta un año. El largo camino hacia un cambio estuvo lleno de encuentros y desencuentros entre las autoridades de ambos países. Gobernadores, ministros y finalmente los presidentes intervinieron en el proceso hasta la reapertura gradual, que se anunció a partir del sábado 13 de agosto.

El 9 de agosto de 2014: El comandante estratégico operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Vladimir Padrino López, anunció el cierre nocturno de la frontera colombo-venezolana entre las 10:00 pm y 5:00 am, así como la prohibición del transporte de carga de 6:00 pm a 5:00 am en los municipios limítrofes con Colombia. La medida fue instrumentada por 30 días desde el 12 de agosto de 2014 y sancionada en Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6139, porque el contrabando generaba pobreza, desempleo, inseguridad y afectaba la producción,  distribución y comercialización de productos. Este fue el preámbulo de un cierre definitivo que se prolongó por casi un año y sometió a nuevas reglas a los habitantes de las zonas fronterizas.

2015

19 de agosto: Maduro ordenó el cierre por 72 horas de la frontera por el estado Táchira después de que tres miembros de la FANB y un civil resultaron heridos en un enfrentamiento con presuntos contrabandistas. Ordenó también el despliegue de la Operación Liberación del Pueblo (OLP).

21 de agosto: Maduro informó que el cierre era indefinido y declaró Estado de Excepción, por 60 días, en la llamada Zona 1, integrada por los municipios Bolívar, Pedro María Ureña, Junín, Capacho Nuevo, Capacho Viejo y Rafael Urdaneta del estado Táchira. También el nombramiento del gobernador de la entidad, José Gregorio Vielma Mora, como jefe de la Zona 1. “He decidido prolongar más allá de 72 horas el cierre de esta frontera, más allá, mucho más allá”, dijo Maduro en una cadena de radio y televisión. “Después anunciaremos el alcance de este plan, pero esa frontera queda cerrada hasta nuevo aviso, hasta que regularicemos nuestra vida económica, social, hasta que capturemos a los asesinos queda cerrada esa frontera”, agregó.

24 de agosto: Maduro nombró al general Carlos Martínez Stapulionis, jefe de la Zona 1 del estado Táchira.

26 de agosto: Cientos de ciudadanos colombianos y venezolanos fueron obligados a salir de Venezuela lo más rápido posible. Los que estaban en estado de ilegalidad y tenían miedo de lo que podría sucederles ante la justicia venezolana decidieron cruzar con sus familias y sus enseres a Colombia por los ríos y pasos ilegales.

1° de septiembre: Se anunció la prórroga del Estado de Excepción a la Zona 2, integrada por otros cuatro municipios del Táchira: Lobatera, Panamericano, García Hevia y Ayacucho.

4 de septiembre: Se abrió un corredor humanitario a través del puente internacional Francisco de Paula Santander, entre Ureña (Venezuela) y El Escobal (Colombia), para que pasaran los estudiantes que vivían en el estado Táchira y cursaban estudios en el departamento Norte de Santander.

(Foto EFE)

10 de septiembre: Maduro anunció la creación de la Misión Nueva Frontera de Paz con el objetivo de garantizar la seguridad en la zona. La medida se oficializó mediante el decreto presidencial 2010 en la Gaceta Oficial número 40744, en la cual también se informó la designación de Gerardo José Izquierdo como encargado de la misión. Izquierdo era, según Maduro, “un hombre disciplinado y conocedor de la frontera”.

12 de septiembre: La canciller de Colombia, María Ángel Holguín, y su homóloga de Venezuela, Delcy Rodríguez, se reunieron en Quito para preparar una cita entre los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro para tratar la crisis fronteriza. El encuentro, que duró cuatro horas, se desarrolló en uno de los salones de la Cancillería ecuatoriana con el acompañamiento del canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, y el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa. Ambos funcionarios representaron a las presidencias pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), respectivamente.

15 de septiembre: Delcy Rodríguez informó que la Presidencia pro témpore de Unasur había convocado a reunión de los jefes de Estado para tratar el problema en la frontera colombo- venezolana. La ministra de Relaciones Exteriores detalló que la solicitud fue promovida por Argentina y consideró “muy importante” que el diálogo entre Maduro y Santos sea propiciado a través de mecanismos regionales.

21 de septiembre: Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro se reunieron en Quito gracias a las diligencias de los gobiernos de Ecuador y Uruguay.

23 de septiembre: El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas; la canciller colombiana, María Ángela Holguín y el ministro de Minas, Tomás González, se reunieron en Caracas. Al encuentro también viajó toda la cúpula militar, encabezada por el comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez, y el director de la Policía, general Rodolfo Palomino. El encuentro se realizó en la Casa Amarilla, sede de la Cancillería venezolana. Por parte del gobierno venezolano estuvieron, entre otros, la canciller Delcy Rodríguez, los altos mandos militares y el presidente de la estatal petrolera venezolana Pdvsa, Eulogio del Pino. Como acompañantes estuvieron los embajadores de Ecuador y Uruguay en Venezuela.

1° de octubre: Maduro dice que la frontera debe seguir cerrada. El presidente de la República informó que se había convocado en el estado Táchira a una sesión especial del Consejo Presidencial de la Juventud y de los Estudiantes para presentar propuestas para la Misión Nueva Frontera de Paz, creada en el mes de septiembre con el objetivo de proteger a las comunidades que viven en las zonas fronterizas con Colombia del paramilitarismo, narcotráfico, secuestro y contrabando.

2 de octubre: Los ministros de Defensa de ambos países, Vladimir Padrino López y Luis Carlos Villegas, se reunieron en Colombia. Se acordó crear un nuevo mecanismo de comunicación entre los ministerios y la policía de Colombia, también aumentar la presencia de las Fuerzas Armadas en los pasos informales.

9 de octubre: Las Fuerzas Armadas de Colombia y las de Venezuela se reunieron. En representación de Venezuela, la delegación la encabezó el gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, y el comandante general de la Armada Bolivariana, almirante Franklin Montplaisier; por la Armada Nacional de Colombia, el vicealmirante Leonardo Santamaría.

12 de octubre: Maduro declaró que la frontera seguiría cerrada. “He venido evaluando al pelo un conjunto de nuevas medidas para reforzar todo lo que son las ocho zonas donde está cerrada la frontera y así se va a mantener hasta que podamos construir una frontera de paz junto al gobierno de Colombia como lo estamos intentando hacer”.

20 de octubre: Prórroga de estado de excepción por 60 días más.

13 de noviembre: El general Carlos Martínez Stapulionis, jefe de la Zona 1 del estado Táchira, informó que se cerraría el corredor humanitario estudiantil.

31 de diciembre: Maduro firmó un decreto con rango, valor y fuerza de Ley Orgánica de Fronteras, según informó el vicepresidente ejecutivo de la República, Jorge Arreaza: “Esta ley es muy importante, todos hemos vivido este año la realidad de la frontera. Sobre todo cómo desde Colombia intereses internos, nacionales, junto a la burguesía nacional, ha generado ese precio absurdo referencial de un dólar paralelo ilegal”.

Venezuela abre corredor humanitario para estudiantes

2016

15 de enero: El presidente de la República durante su Memoria y Cuenta en la Asamblea Nacional aseveró que continuaría cerrada la frontera con Colombia.Hasta restituir la seguridad social y económica de nuestro territorio”.

18 de enero: Se reanudó el corredor humanitario para estudiantes escolares en la frontera.

22 de febrero: El director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN), Santiago Rojas, se reunió en Caracas con su par venezolano para tratar uno de los temas más sensibles: el freno al contrabando y cómo se manejaría la devolución de mercancías incautadas que pasan ilegalmente de Venezuela hacia Colombia, según se dijo desde Caracas.

25 de febrero: El gobernador del estado Táchira, José Vielma Mora, anunció la apertura por cinco horas de la frontera del lado venezolano para permitir el paso de vehículos varados.

27 de febrero: Venezuela abrió 5 horas la frontera para paso de tractomulas. El procedimiento empezó a las 2:00 pm y terminó a las 6:00 pm. El paso fue en ambos sentidos para todo tipo de vehículos,pese a que inicialmente se había anunciado que solo serían vehículos de carga pesada. La reapertura se desarrolló en los tres espacios fronterizos: estado Zulia – Paraguachón (La Guajira), estado Táchira – Cúcuta (Norte de Santander) y estado Apure – Arauca.

28 de febrero: El gobierno colombiano cambió sus medidas migratorias para el ingreso de personas por la frontera. Los ciudadanos venezolanos que querían ingresar debían presentar ante los funcionarios de Migración Colombia el pasaporte o cédula que lo acredite como residente en el país. Quienes se encuentren laborando, deberán contar con una visa de trabajo.

4 de mayo: Vielma Mora informó que las autoridades de Colombia y Venezuela se reunirán próximamente para evaluar la reapertura del paso de la frontera. Al día siguiente, el gobierno colombiano aseguró que no había reuniones previstas con su país vecino.

23 de junio: Maduro y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se encontraron en La Habana para la firma del acuerdo de paz entre ese país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Aunque no hubo una reunión oficial de carácter binacional, los mandatarios conversaron sobre el tema fronterizo y decidieron adelantar las gestiones para una reapertura, según informó Maduro en agosto.

28 de junio: Instalación de una droguería móvil por parte de Colombia en inmediaciones del puente internacional Simón Bolívar, en territorio colombiano. La  unidad móvil del hospital Cristo Sahium, del municipio fronterizo de Villa del Rosario, realiza venta de medicinas a venezolanos que lleguen a buscarlas en los límites entre ambos países. La comercialización en ese puesto se hace todas las tardes en el horario de 2:00 pm a 6:00 pm.

La unidad móvil, ubicada en el puente internacional Simón Bolívar, ofrece a los venezolanos medicinas escasas en su país | Foto: Javier Maldonado

29 de junio: Reunión entre José Gregorio Vielma Mora y el gobernador del departamento del Norte de Santander, William Villamizar, para discutir la posibilidad de reabrir la frontera.

30 de junio: Maduro se reunió con el ministro de Defensa de Colombia y el director de la Policía Nacional de Colombia después de que estos se reunieron con el ministro Padrino López.

5 de julio: Centenares de mujeres vestidas de blanco fueron al Puente Internacional Francisco de Paula Santander (Ureña) para exigir que les permitieran pasar a Colombia con el objetivo de comprar comidas y medicinas. Su presión resultó y les permitieron el paso a Cúcuta.

7 de julio: Santos fue a Cúcuta para conocer la situación después de que cientos de mujeres tachirenses forzaran la seguridad para poder comprar en Cúcuta productos básicos.

10 de julio: Habilitaron el paso peatonal desde las 6:00 am hasta las 4:00 pm para que las personas pudieran ir a Cúcuta a comprar y de Colombia entraran personas. Más de 35.000 personas fueron a Colombia.

14 de julio: Vielma Mora afirmó que no se colocarían trabas para los que quisieran cruzar a Colombia el domingo 17 de julio.

16 y 17 de julio: Tercera jornada de paso, por 20 horas, de personas a ambos países. Más de 130.000 personas fueron a Colombia. El día 16 no estaba contemplado en lo anunciado por Vielma Mora, pero aún así el gobierno nacional permitió que personas fueran a territorio colombiano.

Venezuela adelanta apertura temporal de la frontera con Colombia

18 de julio: La canciller María Ángela Holguín afirmó desde Cúcuta que no se permitiría el paso a la frontera mientras se buscaba la reapertura total. Se reunió con el gobernador José Gregorio Vielma Mora.

19 de julio: Se realizó la primera mesa de trabajo entre las autoridades migratorias de Colombia y Venezuela en la ciudad de San Cristóbal, capital del estado Táchira. Christian Krüger Sarmiento, director de Migración Colombia y su par venezolano Juan Carlos Dugarte, director nacional del Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería, presidieron la jornada de trabajo en la que también participó Víctor Bautista en representación de la Cancillería Colombiana, con miras a poner en marcha el denominado “Plan Apertura”. Las autoridades de Colombia y Venezuela definieron un conjunto de temas que serían tratados de forma prioritaria: los documentos requeridos para la entrada y salida de colombianos y venezolanos a través de la frontera común, los puntos a través de los cuales se permitiría el movimiento migratorio, así como los horarios de atención.

26 de julio: Comenzó la instalación de equipos electrónicos para la migración, según informó el gobernador Vielma Mora.

27 de julio: Vielma Mora anunció la construcción de dos puentes internacionales. Las nuevas estructuras estarían ubicadas a la altura de los municipios Ayacucho y Rafael Urdaneta.

4 de agosto: Las cancilleres Delcy Rodríguez y María Ángel Holguín se reunieron en la Casa Amarilla, en Caracas. Hubo tres encuentros: las cancilleres y los embajadores de ambos países, las delegaciones de ambas naciones y una conversación entre Holguín y el presidente Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.

9 de agosto: Vielma Mora y el gobernador del departamento del Norte de Santander, William Villamizar, se reunieron en Caracas para tratar temas de seguridad fronteriza. Anunciaron que una reunión entre los presidentes de Venezuela y Colombia se realizaría en días o semanas.

11 de agosto: Los presidentes Maduro y Santos se reunieron en Puerto Ordaz, estado Bolívar. Delegaciones venezolanas asistieron al encuentro. Después del encuentro y de analizar los informes de trabajo de cada área, anunciaron la reapertura progresiva de la frontera a partir del sábado 13 de agosto al permitir en primera instancia el paso peatonal diario por cinco puntos de la frontera entre las 6:00 am y las 9:00 pm (hora Venezuela). Indicaron que se trabajaría para un documento migratorio para el control del tránsito y la creación del Centro Binacional para la Lucha contra el Crimen Trasnacional. También indicaron que habrían reuniones para el tema del comercio de hidrocarburo, mercancías y transporte. Además, se ordenó abrir la carretera en Arauca para comunicar esa región y el Norte de Santander, además de la reactivación de un comité técnico binacional de salud.

12 de agosto: Migración Colombia anunció que para entrar en su territorio se implementaría una Tarjeta Migratoria de Tránsito Fronterizo que tendría validez de 30 días y funcionaría en las zonas fronterizas únicamente.

13 y 14 de agosto: El fin de semana la reapertura no fue por cinco puntos sino por seis (en los puentes internacionales Simón Bolívar, La Unión y Francisco de Paula Santander; en Boca de Grita, en Paraguachón y en el puente José Antonio Páez, en Puerto Carreño) Se registraron 127.000 ciudadanos venezolanos que ingresaron al territorio colombiano, según informó la Subdirección de Control Migratorio de Migración Colombia.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 12.32.42 p.m.

15 de agosto: La DIAN colombiana informó que estaba prohibido el paso de cauchos y repuestos de vehículos nuevos o usados por la frontera.

16 de agosto: Vielma Mora anunció que se retomaría el paso de gandolas de Colombia a Venezuela y que discutiría el tema del carbón que pasaba de Colombia a Venezuela.

17 de agosto: Vielma Mora informó que el gobierno venezolano había solicitado a Colombia permitir el paso de repuestos y cauchos de vehículos por la frontera. Indicó que las conversaciones entre la DIAN y el Seniat se desarrollaban en conjunto con las cancillerías para hacer posible que todo lo que las personas compraran en Colombia pudiera pasar a Venezuela. El gobernador del Táchira anunció también que el 19 de agosto se reunirían en la Cancillería, Caracas, los ministros de Comercio y Transporte de ambos países, además de contar con la presencia del gobernador del departamento del Norte de Santander, William Villamizar, y la suya.

19 de agosto: Se cumple un año del cierre total de la frontera con solo el paso peatonal restablecido.

Nota publicada en El Nacional 

Tachirenses cuestionan cierre de frontera seis meses después

Colombia y Venezuela divididos
Tachirenses cuestionan cierre de la frontera seis meses después
Medio año tiene la medida anunciada por el Ejecutivo Nacional en los municipios fronterizos del estado Táchira, donde sus habitantes hoy analizan los efectos de una decisión que se tomó para acabar con el contrabando, el paramilitarismo, la corrupción y los supuestos ataques al bolívar desde las casas de cambio colombianas

Félix R. Gutiérrez Rodríguez / @felixgr71

Este viernes 19 de febrero se cumplieron seis meses del estado de excepción declarado en cinco municipios de Táchira luego de un ataque que sufrieron miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). A medio año de la medida anunciada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, los habitantes de los municipios fronterizos Ureña y Bolívar cuestionan los métodos que hoy mantienen la frontera colombo-venezolana parcialmente cerrada.

Kleiver Casanova, exportador de chimó residenciado en San Antonio (municipio Bolívar), asegura que la medida del Ejecutivo Nacional es “perjudicial en todos los sentidos” porque “los que hacen plata solo son los guardias, la policía y el Ejército, por los caminos verdes”, mientras que los comerciantes, quienes “hacen todo legalito”, se enfrentan a las dificultades de tener el paso restringido por el Puente Internacional Simón Bolívar, principal vía terrestre entre Colombia y Venezuela.

Continúe leyendo aquí.